El 23 de mayo celebramos un aniversario más de fundación del Partido Socialista Ecuatoriano (PSE). Desde su fundación en nuestro Partido convergieron los más avanzados sectores e intelectuales que encaminaron la dirección política e ideológica por la revolución en nuestro país.

Desde el primer documento político programático aprobado en el congreso fundacional, el PSE tuvo como prioridad mejorar las condiciones de vida de la sociedad ecuatoriana e ir paulatinamente derribando las barreras de la injusticia impuestas por el capitalismo.

Largo y exitoso ha sido nuestro transitar por la historia a favor de los intereses populares de la sociedad ecuatoriana, como innumerables han sido, de la misma manera, todas y todos los militantes socialista que de manera imprescindible se han desatacado en lo político, cultural, social, musical, etc.

Actualmente, los socialistas ecuatorianos nos encontramos en un reto que no solo transita por la definición o conceptualización del proceso político de la Revolución Ciudadana, sino por la propuesta táctica y estratégica de avanzar al Socialismo.

Por ello creemos conveniente re-encontrarnos para evaluar y continuar caminando en la construcción del socialismo, este periodo de dialogo nacional que se realiza en medio de un turbulento escenario político debe convocarnos a mantener un diálogo franco y coherente con los principios del socialismo del Buen Vivir, transversalizado por la necesaria y urgente Reforma Agraria y poder popular, no solo debemos debatir sobre los dos proyectos de ley que desembocaron en este período, hay que debatir que tipo de país estamos dispuestos a construir, pero sin perder en ningún momento el objetivo colectivo con que inicio la RC: el Socialismo del Buen Vivir

Hoy más que nunca recalcamos nuestra esencia socialistas porque encontramos en esta la doctrina más noble por los intereses de la humanidad, porque es la única concepción que, desde la solidaridad fraternal y la transparencia, se preocupa por un mejor destino a favor de los oprimidos y desheredados de la tierra.