Actores políticos favorecidos publicaron resolución 4 días antes

 Mediante notificación en horas de la tarde de este martes 18 de septiembre, el pleno del Consejo Nacional Electoral Transitorio dio a conocer la resolución PLE-CNE-14-9-18-T en la que desconoce la voluntad expresada en las urnas por parte de la militancia proveniente de todas las provincias del país del Partido Socialista Ecuatoriano que, reunida en su congreso del 28 de julio, eligió a su directiva nacional. La resolución la hace en medio de un claro de conflicto de interés en el caso de la vocal Diana Atamaint, pareja de un miembro de la organización Renovación Socialista, cercana a Enrique Ayala Mora y otros exmilitantes del PSE desde hace más de 10 años, así como de diversas acciones que pueden caer en el prevaricato y un sinnúmero de vicios de ilegalidad.

Rechazamos contundentemente esta resolución por violar flagrantemente los derechos de organización política, transgredir la democracia interna y la ley de partidos, interpretar abusivamente la normativa de intervención del CNE y arrogarse funciones de manera temeraria como la posibilidad de convocar a un congreso del partido bajo “sus reglas”, que por lo visto tienen ya un favorecido que entrará por la ventana, como se advirtió en días pasados.

Este es un claro abuso de poder y confirma la parcialidad de esta institución hacia una organización al margen del Partido Socialista, como es Renovación Socialista, liderada por ex militantes que incluso han participado en lides electorales por otros partidos políticos. Esta organización espuria –que no ha logrado en las urnas el apoyo de la militancia ni el favor político de la nación en elecciones- quiere tomar por asalto el PSE con retórica politiquera y oportunista.

 Sobre el texto de la resolución

El artículo 2 de este oficio del CNE Transitorio niega la inscripción de la directiva legítima y legalmente electa, “en virtud de que se encuentran pendientes de resolver los reclamos ingresados al Consejo Nacional Electoral, y subsecuentemente existen observaciones insubsanables detalladas en el Informe (…) del 13 de septiembre de 2018”. Si estos reclamos no se han resuelto, es decir no se ha agotado el debido proceso, ¿por qué entonces se precipita el CNE transitorio a adoptar esta resolución? ¿acaso quiere favorecer de forma interesada a una organización ilegítima de forma ilegal?

El informe al que hace alusión menciona una supuesta inexistencia de la ficha de afiliación de Ronald Verdesoto, presidente electo del PSE. ¿Cómo entonces pudo haber participado en elecciones por el Partido Socialista Ecuatoriano, representar a esta organización política y liderar muchos otros procesos si no estaba afiliado? ¿Qué clase de garantías pueden existir para cualquier tienda política de que los documentos presentados en su momento por las organizaciones partidistas, como es este caso, ante el CNE no podrán ser desaparecidos el día de mañana? Rechazamos esta falsedad temeraria.

Cabe destacar que el Tribunal Contencioso Electoral ya se pronunció sobre los supuestos argumentos de la “facción” favorecida y de forma vinculante mandó al CNE transitorio a ejecutar su resolución. El transitorio hizo caso omiso y, por el contrario, resuelve de facto y sin el debido proceso contra nuestra organización política. Esta es una bofetada a toda la militancia y una pretensión de toma del partido de forma violenta e ilegal.

Tan parcializada es la resolución, que el mismo día que resolvió el pleno, Renovación Socialista publicó en sus redes sociales el contenido, y nosotros que somos los directamente afectados, recién lo conocemos formalmente el día de hoy.

Pero el aspecto más peligroso de esta resolución, y que alertamos a todas las organizaciones políticas, sociales y partidistas, es que el CNE –en un acto sin precedentes- resuelve la “búsqueda de la unidad” de la militancia y las facciones conformadas por exmilitantes, en clara violación de la democracia interna de los partidos. Incluso deja abierta la posibilidad de organización de un congreso del PSE organizado por el propio CNE transitorio, quien elaboraría el padrón electoral y ejecutaría todos los pasos de organización, sufragio y escrutinio. ¿Podríamos confiar en un proceso llevado a cabo por esta institución parcializada?

La sola mención de esta propuesta viola la democracia de forma escandalosa y alarmante, sienta un precedente nefasto e incluso desmerece y pone en tela de duda el propio trabajo del CNE que acompañó con observadores legalmente acreditados el proceso interno de elecciones de julio del 2018 en la ciudad de Cuenca.

Por lo expuesto, y ante la gravedad de los hechos formulados, hacemos un llamado a toda la comunidad y las instituciones llamadas a velar por los derechos políticos y garantías constitucionales, a pronunciarse sobre este atropello. Exigimos la renuncia de Diana Atamaint y las respuestas del CNE Transitorio en esta clara “metida de mano a la democracia”.

Contacto: Fernando Solano 0995137761