Quito, 10 de septiembre de 2018

 

Ante el conocimiento público del laudo arbitral en el caso de la empresa CHEVRON con el Estado ecuatoriano resuelto en la ciudad de la Haya-Holanda, el Partido Socialista Ecuatoriano expresa su profunda preocupación ante el tema y hace un llamado a condenar la instrumentalización del derecho privado en favor del gran capital internacional.

En primer lugar, se torna fundamental aclarar el marco jurídico bajo el cual se da esta penosa resolución. El derecho aplicado ha sido el del Tratado de Protección Recíproca de Inversiones entre Estados Unidos y Ecuador (TBI) firmado durante los gobiernos de la partidocracia a finales de los años noventa y POSTERIOR a la salida de la petrolera del país (1992). En ese sentido, es evidente, por un lado, la doble moral de CHEVRON que rehuyó a ser juzgada por la justicia ordinaria en un caso de evidente afectación pública; y por otro, reafirma la peligrosidad de someterse al arbitrio internacional de los famosos TBI’s.

Por otra parte, el caso no puede ser reducido a una rencilla política particular. Lo que está en juego es el patrimonio de todas y todos los ecuatorianos y requiere que los sectores políticos y sociales converjan bajo la misma causa. Sería un error invisibilizar el peso fáctico y las herramientas extrajudiciales utilizadas por la petrolera norteamericana. En el mismo sentido, nuestra protección debe involucrar acciones integrales que garanticen la mejor defensa legal posible agotando los recursos aún disponibles pero también el posicionamiento del caso en otras esferas.

En estos momentos se hace necesario recordar las serias afectaciones ambientales y sociales que provocó la empresa petrolera norteamericana en nuestro país. Si se pretende ejercer una verdadera justicia esto es lo que debe estar en el centro de la discusión.  Hacemos un llamado tanto a las autoridades competentes como a la ciudadanía para hacer que prevalezcan los intereses comunes de nuestro país que son: la soberanía nacional, la defensa de la naturaleza y el patrimonio de todas y todos los ecuatorianos.

 

DIRECCIÓN NACIONAL

Partido Socialista Ecuatoriano