En el peor estilo de la politiquería, un grupo de exmilitantes quieren realizar un golpe antidemocrático y tomar por asalto el Partido  Socialista. A pesar que han pasado muchos años alejados de la organización y que incluso han participado como candidatos de otros partidos políticos, hoy buscan conquistar con triquiñuelas ilegales lo que no han podido con los votos de la militancia. Este pequeño grupo cuenta con el apoyo de Diana Atamaint, vocal del Consejo Nacional Electoral transitorio, vinculada a ese entorno, quien se ha convertido en la punta de lanza de este grotesco intento.

Desdiciendo incluso parte de su historia hoy se han aliado al Partido Social Cristiano para tomar por asalto no sólo instituciones del Estado sino también este histórico partido de la izquierda ecuatoriana. Personajes de la vieja política como Enrique Ayala Mora, Víctor Granda, Germán Rodas se alejaron del PSE hace varios años al no aceptar la línea política decidida por amplia mayoría interna. Hoy, nuevamente quieren hacer caso omiso de la democracia interna, del Código de la Democracia y de la Constitución para hacerse de la dirección nacional.

Si quieren construir un partido tienen la posibilidad de recoger firmas y constituir uno o afiliarse a alguno existente y ser parte de su vida política. La frustración de Enrique Ayala Mora al haber perdido elecciones por otra tienda política y no ser electo asambleísta por Imbabura constituye parte del motivo de este intento de retaliación contra el Partido Socialista.

Los militantes advertimos que el Partido Socialista Ecuatoriano no es hacienda ni pertenencia personal de ningún caudillo. Es una organización democrática que se movilizará a nivel nacional exigiendo se respete su democracia interna. No se puede faltar al respeto a todas las provincias, cuyos delegados eligieron en amplísima mayoría a la nueva dirección actual, encabezada por Ronald Verdesoto y la asambleísta Silvia Salgado.

El PSE jamás ha cerrado las puertas a militantes, que aún con ideas divergentes, han respetado las instancias de deliberación colectiva, su marco estatutario y las leyes ecuatorianas. Es inaceptable la intención de tomar la dirección del PSE pasando por alto todas sus instancias de organización y dirección.

Hacemos un llamado a todas las instituciones democráticas a preservar derechos y garantías constitucionales, en cuanto a organización del sistema político de partidos. Sería insólito permitir que quien hasta hace poco cuestionaba el origen legítimo del actual régimen, denunciando supuesto fraude electoral, hoy pretenda entrar por la ventana de la incoherencia y el oportunismo.

Quito, 30 de agosto de 2018

Dirección Nacional del Partido Socialista Ecuatoriano