El pasado lunes 3 de julio el presidente del PSE, Patricio Zambrano Restrepo, sostuvo diálogo oficial con el primer mandatario, Lenín Moreno Garcés, en la casa de gobierno. En la misma se abordaron temas de coyuntura así como la ratificación del respaldo del socialismo ecuatoriano al proyecto de la Revolución Ciudadana.

El pasado proceso electoral determinó un particular momento en el escenario nacional: la continuación del proyecto de gobierno con una transición en su conducción. Así, Lenín Moreno se posesionó como nuevo presidente e inició un nuevo momento de la vida política nacional. El lugar del Partido Socialista durante este periodo ha sido claro y consecuente: trabajar por el cumplimiento de un plan de gobierno refrendado por la voluntad popular en las urnas y respaldar los principios que guían a la Revolución Ciudadana. Ese es el marco de acción político del PSE en relación al actual gobierno.

Por otra parte, la compañera vicepresidenta de nuestra organización, Silvia Salgado, en reunión de trabajo entre el bloque legislativo de AP y aliados con el Ejecutivo ratificó la necesidad de implementar una estrategia de trabajo extendida para todo el territorio ecuatoriano con la finalidad de cristalizar la agenda social y económica comprometida durante el periodo de campaña. Manifestó que para este trabajo el ejecutivo “cuenta con toda la militancia socialista”.

Finalmente, en el reciente Comité Ejecutivo del PSE, la Dirección Nacional acordó impulsar los distintos espacios y momentos de articulación social promovidos desde el ejecutivo con la finalidad de ampliar el alcance y los resultados de la acción de gobierno. El socialismo se compromete además en precautelar que los intereses de esos procesos se inscriban en el entorno de principios defendidos durante los pasados diez años de gobierno: soberanía nacional, defensa de los intereses del pueblo y profundización de la agenda social y de derechos.