Ante la presente situación política, económica y social que atraviesa la hermana República Bolivariana de Venezuela, el Partido Socialista Ecuatoriano expresa:

Latinoamérica ha sido un lugar, históricamente, de estratégica atención de las potencias occidentales. Primero como colonias europeas de las cuales nos liberamos hace doscientos años y luego como escenario ensayístico de las políticas capitalistas más radicales provenientes de los Estados Unidos. Hoy, nuestro continente vive un momento distinto. Desde inicios de la década pasada muchos de los países de nuestra región iniciaron procesos soberanos de organización popular y transformación social, no nos sometemos más a los designios de las instancias hegemónicas del norte global y esto ha provocado, y lo hace aún, intensas tensiones. Es innegable que la República Bolivariana de Venezuela vive bajo un acoso mundial del que solo se pueden encontrar precedentes en el gobierno del Presidente Salvador Allende en Chile en la década de los setenta.

El proceso de transformación en Venezuela, iniciado con el compañero Hugo Chávez Frías, ha estado sustentado siempre en principios democráticos y de construcción de amplias mayorías. Ha sido una apuesta por los excluidos, por los “invisibles”, por los olvidados. Se hace necesario recordar que la Venezuela antes de la revolución bolivariana era de los países mda del gobierno de Maduro. Para de Venezuela; les interesa abiertamente la carevoluciiene iento), un m que se ubican en los bordás inequitativos del mundo, nadie recuerda ahora en los medios de comunicación masiva aquello.

¿Por qué el interés particular con la situación de esta hermana república hoy día? Se trata de una ofensiva intensa que el norte global ha desatado contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, a través de un complot económico inclemente, un plan de encarecimiento artificial de los insumos básicos, un desabastecimiento programado, una inflación manipulada; una guerra mediática con acusaciones irresponsables y peligrosas. A los gobiernos alineados con el norte global no les interesa la resolución pacífica de los conflictos internos de Venezuela; les interesa abiertamente la caída del gobierno de Maduro. Para quienes nos reconocemos con las causas revolucionarias, progresistas e internacionalistas la salida al sensible momento que atraviesa el hermano pueblo venezolano pasa por la limitación del intervencionismo extranjero, por la deposición de las posturas violentas de la oposición de carácter reaccionario y fascista y por la reestructuración de la organización estatal que debe procesar los complejos conflictos materiales de su pueblo.

Por lo anterior, desde el Partido Socialista Ecuatoriano, respaldamos al gobierno del compañero Maduro y su decisión de convocatoria a una Asamblea Constituyente que recomponga un pacto social amenazado por las condiciones antes expuestas. Que los pasos dados en cuanto a democratización, soberanía y solidaridad no se vean amenazados por agendas particulares, que sea la oportunidad también para que el proyecto revolucionario bolivariano se revitalice y profundice una transición socialista de rostro, manos y corazón popular.

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL