Ante los vergonzosos hechos suscitados el pasado 14 de diciembre de 2016 en el palacio de San Martín en Argentina, en donde funcionarios de gobierno de ese país impidieron la soberana participación de la canciller venezolana Delcy Rodríguez en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de Mercosur, la Juventud Socialista del Ecuador expresa:

  • El profundo rechazo a lo sucedido. América Latina no es más un continente reflejo de la falsa idea del fin de la historia. Aquí no existe un único modo de entender y construir la realidad y por ello cada uno de nuestros países se han encaminado en intensos procesos de transformación social, política y económica en la última década. El ciclo progresista permitió en nuestra región la consolidación de un espacio de convivencia pacífica y sincera, siendo estos principios más importantes que las mismas agendas económicas y de intereses corporativos. Los pasos dados hacia adelante no pueden ser vulnerados por gobiernos de corte neoliberal. Nuestro continente tiene vasta experiencia en lo que significa ir en contra de la voluntad popular por la democracia y el respeto a los distintos pueblos; ¡eso no volverá a pasar!
  • Nuestra solidaridad con el gobierno bolivariano de Venezuela y su pueblo. La otra cara de la moneda de lo sucedido la representa la misma canciller Rodriguez: valentía y decisión por la defensa de su país y del espíritu integracionista latinoamericano. Ante la arremetida conservadora en nuestro continente, la voz altiva y digna del progresismo contemporáneo ha sido expuesta firmemente. La Juventud Socialista del Ecuador extiende un caluroso y revolucionario abrazo a la compañera Delcy.

Finalmente, las muestras de recomposición de las fuerzas conservadoras, antipopulares y reaccionarias en nuestro continente son más que obvias. Que esta nueva muestra de ello nos reagrupe a los sectores progresistas, populares y revolucionarios para mantener viva la disputa por una América Latina justa, libre y soberana.

JUVENTUD SOCIALISTA DEL ECUADOR