El día 24 de mayo de este año, el Presidente de la República, el Ec. Rafael Correa, hizo importantes anuncios en materia de lucha contra la corrupción. En esta oportunidad, en el marco de la entrega de su Informe Anual a la Nación ante la Asamblea Nacional, el Presidente reivindicó la necesidad de la aplicación práctica de dos principios fundamentales para la construcción del socialismo en el proyecto de la Revolución Ciudadana: la verdad y la transparencia.

Estos principios no deben ser entendidos como meras ideas abstractas, ni deben ser confundidos con la moral individual los funcionarios públicos, sino que deben asumirse como las grandes guías mediante las cuales todos y cada uno de los operarios del poder que el pueblo ha delegado en aquellos hombres y mujeres que conducen hoy los destinos del país, deben conducir sus acciones políticas para que las necesidades y requerimientos del pueblo puedan convertirse en mejoras sensibles y concretas de la vida material de la ciudadanía.

La corrupción en la acción política de los gobernantes es, de este modo, una aberración que tiene un doble efecto de descomposición social. Por una parte, genera desconfianza y desencanto en la ciudadanía, lo que atenta directamente contra el tejido organizativo popular que sustenta el actual proceso de cambios; y por otra parte, desvirtúa y resta legitimidad a las instituciones públicas mediante las cuales opera el proyecto político.

En este sentido, el Partido Socialista el Ecuador no sólo apoya la denuncia pública de actos puntuales de enriquecimiento ilícito realizadas por el Presidente Rafael Correa el día 24 de mayo, sino que se suma al relanzamiento de mecanismos de participación directa que permiten a la ciudadanía denunciar aquellos actos de corrupción que minan y amenazan contra la ética política de la Revolución Ciudadana y de la Nación, en su conjunto.

Un proceso democrático, por definición, debe proporcionar al pueblo –el único depositario del poder en última instancia– aquellos mecanismos institucionales que permitan a la ciudadanía plasmar su voluntad en la toma de decisiones políticas, y es por ello que nos sentimos esperanzados con estos nuevos medios que le permiten al pueblo asumir su rol en la permanente denuncia y seguimiento de posibles casos de corrupción en todos los niveles del Estado, y que éstos puedan ser procesados con todo el peso de la ley, independientemente de la adhesión política de quienes incurran en este tipo de acciones criminales.

 Quito, 03 de Junio de 2015

Partido Socialista del Ecuador