La perla del pacífico, calificada así por su belleza, celebra un año más de la gesta independentista que le otorgó la libertad del yugo español a los habitantes del puerto.

El 9 de octubre de 1820 se escuchó el grito de libertad en la llamada provincia de Guayaquil, José Joaquín de Olmedo encabezó a quienes soñaban con una nación libre y soberana en donde los recursos provenientes del trabajo de los guayaquileños puedan ser la base de su desarrollo y progreso. Son 195 años en los que el gran Guayaquil y sus habitantes vienen forjando el Ecuador libre y soberano que hoy por fin cuenta con una Constitución que impregna esos sueños de libertad, de soberanía, de inclusión y que además apuesta por la integración latinoamericana, el sueño de Bolívar.

Es Guayaquil cuna de hombres y mujeres libres y soñadoras en donde se bautizó la clase obrera un 15 de noviembre de 1922 e inició así la construcción del sueño socialista; es Guayaquil libertario por donde transitó también el comandante Che Guevara en su viaje por América Latina para luego sumarse a la batalla por la liberación de la hermana república de Cuba e inmolarse, años después, por la construcción del hombre nuevo y la Segunda Independencia de América.

Guayaquil, el puerto principal, es sin duda el espacio de disputa política e ideológica más agresivo; la consolidación de una burguesía rapaz y vinculada a los intereses extranjeros, debe ser combatida con la misma fuerza que los guayaquileños demostraron en 1820, para ello las organizaciones y partidos debemos llenar de ideales y convicción a cada ciudadano, pues los mismos intereses que defendía la oligarquía española y criolla en se momento, son los intereses que tienen quienes se pretenden dueños de los destinos de la ciudad. Nuestra lucha por su parte, se sigue basando en los sueños de libertad por los que lucharon los próceres de la independencia.

El 8 de octubre, día del Guerrillero heroico, en nuestro calendario es la antesala de la gesta guayaquileña, los socialistas recodamos con convicción esas dos fechas y por ello inauguramos hoy la casa de los trabajadores, hombres y mujeres revolucionarios que trabajan por un futuro mejor, inauguramos la sede Regional del Partido Socialista Ecuatoriano en esta Guayaquil libertaria, para que sirva como espacio de pensamiento crítico, de propuesta generadora, de consolidación de cuadros y de formación de esa sociedad nueva.

Saludamos a Guayaquil, saludamos su historia y sus luchas, recordamos a sus mártires y próceres y nos comprometemos a luchar por su desarrollo y plena libertad de los nuevos yugos que han pretendido imponer los tiranos modernos.

¡Viva Guayaquil!

Partido Socialista Ecuatoriano