Antes de que emerja el proyecto político del que hoy somos parte, la falta de soberanía, la falta de democracia, la exclusión, el racismo y la violencia económica, entre otros factores, no eran sino la marca de la política que se ejecutaba en nuestro país.

Hoy nos encontramos un panorama político, económico y social que ha movido las viejas estructuras oligárquicas del capital privado y que ha hecho un esfuerzo sin precedentes para redistribuir la riqueza en beneficio de las grandes mayorías sociales.  Hecho que se evidencia con ejemplos claros como en la reducción de la pobreza en 1,3 millones de ecuatorianos y en la reducción de la extrema pobreza, con un total de 900.000 ecuatorianos.

Sin embargo, nuestro Partido, con una tradición de 89 años de lucha, tiene el imperativo histórico de analizar escrupulosamente la realidad. Poner de manifiesto los aciertos del actual proyecto político y también observar aquellos elementos que aún no han sido superados, con el objetivo de profundizar la Revolución Ciudadana y alcanzar el Socialismo por el que caminamos.

En este sentido, es necesario que toda la militancia se active y construya desde cada uno de sus sectores y ámbitos de acción los siguientes elementos:

  •   Conformación y activa participación en las mesas provinciales del Frente UNIDOS. Nuestro Partido ostenta la presidencia pro témpore del Frente UNIDOS, espacio de articulación política en el que participamos 14 organizaciones sociales y políticas que respaldamos a la Revolución Ciudadana. Debemos articular nuestro trabajo en territorio, para lo cual se ha resuelto la conformación de todas las mesas a nivel provincial, y el rol del Partido Socialista en este sentido debe ser protagónico.
  •   Profundizar la distribución de la riqueza en nuestro país -616 familias controlan 3,5 millones de hectáreas-, es necesario continuar impulsando la necesidad de llevar a cabo una profunda Reforma Agraria,  con la finalidad, no solamente de eliminar el principal foco de pobreza del Ecuador, sino de asegurar la adecuada correspondencia entre las diferentes ramas de la producción, para garantizar el sostenido progreso del país.
  •  La implacable necesidad de sacar adelante el proyecto de Ley sobre la redistribución de la riqueza y el proyecto de Ley de Plusvalías, para que todos los sectores de nuestra sociedad sean partícipes de la riqueza social. Para ello es necesario que toda nuestra militancia participe del proceso de Diálogo Social emprendido por el Gobierno Nacional. Nuestra política económica, debe tender a evitar la concentración de la propiedad y la riqueza en pocas manos, redistribuyéndola a favor de las grandes mayorías y en función del desarrollo nacional y local.
  • La construcción del poder popular, como camino necesario para construir el Socialismo en nuestro país. Se trata de que nuestro pueblo se organice, en cada uno de sus sectores y en todos los espacios sociales y comunitarios en los que haga vida política. Es necesario y  fundamental el rol de nuestro Partido en la organización popular de las y los trabajadores, campesinos, estudiantes, mujeres, indígenas, migrantes, barrios, etc., y en el emprendimiento de procesos de participación ciudadana para lograr consolidar, profundizar y radicalizar nuestra Revolución Ciudadana.

Como presidente del Partido Socialista tengo la absoluta certeza de que, como diría el maestro Benedetti, ‘en las calles y codo a codo’, con militancia como ustedes, seremos capaces de trazar los caminos necesarios para cumplir cada uno de los puntos anteriormente expuestos, así como todos aquellos que se encuentran reflejados en nuestro Programa de Gobierno, para alcanzar esa sociedad justa y equitativa con la que soñamos y por la que cada mañana nos levantamos, esa sociedad sin discriminación ni opresión, que nos permitirá construir el Ecuador Socialista.

Fabián Solano Moreno

Presidente del Partido Socialista Ecuatoriano