El Frente Unidos, que agrupa a partidos y movimientos afines al oficialista PAIS, hizo ayer en Guayaquil un pronunciamiento a favor del Régimen, en los días previos a la marcha convocada por el alcalde de esa ciudad, Jaime Nebot, para este jueves.

Este grupo político integrado por Alianza PAIS, Centro Democrático y otras organizaciones, considera que la marcha es un intento de desestabilización al actual Régimen.

La respuesta de Nebot no se hizo esperar: “El 25 voy al diálogo, a la calle, ahí donde vamos a estar los guayaquileños y los ecuatorianos. Ahí nos van a oír, no entre cuatro paredes, con diálogos amarrados, con el señor de la Senplades mintiendo. No, ahí van a oír lo que piensa el pueblo”, dijo.

Contraparte

El asambleísta Fabián Solano, presidente del Frente Unidos, tomó la palabra y leyó el manifiesto preparado por el Frente. “Las fuerzas políticas del Frente Unidos hacemos un llamado al pueblo ecuatoriano a sumarse y promover un gran diálogo nacional…”, decía el manifiesto, la línea del discurso oficialista, que ha sido criticado por varios sectores.

Asimismo, sostuvo que ellos no participarán ni convocarán a contramarcha alguna, pero que se mantendrán en sesión permanente atentos a cualquier intento de alteración del orden y la paz social del país, por parte de grupos que no quieren el diálogo.

Solano además denunció que las movilizaciones forman parte de una agenda internacional para desestabilizar los gobiernos progresistas.

Fuente: Diario La Hora